Skip to Content
Versión para imprimir

La comunicación no verbal en una entrevista de trabajo

CBJobs

Estás a solo un paso de conseguir tu trabajo ideal pero antes debes superar la tan deseada, y a la  vez temida, entrevista de selección y demostrar que eres el mejor candidato para ese puesto. Para lograrlo, ten muy presente algunos  errores inconscientes que se cometen habitualmente en este proceso de selección.


La importancia de la presentación
Sin duda, la primera impresión que causes al entrevistador será muy importante para su decisión final. Procura acudir a la entrevista con un aspecto cuidado y correctamente vestido, pero sin llamar excesivamente la atención. Olvídate de la ropa, los perfumes y los maquillajes demasiado llamativos pero ten también cuidado con un pelo descuidado o unos zapatos sucios.


La puntualidad es otro factor clave en esta primera impresión. No llegues nunca tarde, camina decidido y saluda sonriendo a tu interlocutor con una mano firme a la vez que le miras a los ojos y espera a que te invite a sentarte. Naturalmente no fumes ni masques chicle en ese momento y ten tu móvil apagado. Debes demostrar que toda tu atención está centrada en la conversación que vais a tener.


La comunicación gestual
Con los gestos comunicamos de manera inconsciente tanto como con las palabras. Por eso, el entrevistador valorará tu lenguaje no verbal durante toda la charla. Piensa que con tu expresión corporal le estás diciendo si eres un “pasota”, si estás demasiado relajado o muy nervioso.


Para evitar posibles problemas aquí tienes algunos pequeños trucos:
- Siéntate de manera formal, evitando una posición de descanso pero sin mostrarte rígido. Mantén la postura e intenta dar la impresión de que te sientes cómodo.
- No invadas nunca el espacio personal de tu entrevistador, ni siquiera dejes tu móvil en su escritorio. Igualmente, no apoyes los codos en la mesa.
- Tu mirada es importantísima. Mira directamente a los ojos de tu interlocutor y le demostrarás tu confianza en ti mismo, nunca le rehuyas.
- Ni se te ocurra mirar tu reloj. Podría pensar que te aburres en la entrevista justo cuando debes mostrarte extremadamente atento a todo lo que se te dice.


Seguridad en uno mismo
Se positivo en todo momento. Siéntete seguro, evita mostrar tu ansiedad y lo más importante: no dejes que ésta te domine. Es una de las cosas que te hará perder más puntos ante tu entrevistador.


Para empezar no cruces nunca los brazos durante la charla, señal inequívoca de actitud defensiva. Pero a la vez trata de no parecer excesivamente tímido o  servil. Habla en un tono de voz adecuado y evita juguetear con unas llaves, tocarte continuamente la frente y el pelo, morderte las uñas y los labios… o demostrarás lo alterado que estás. El mejor modo de evitarlo es acudir a la entrevista teniendo muy claras las virtudes que te convierten en el  aspirante perfecto al puesto.

Pon en práctica estos consejos y causarás en tu entrevistador una buena impresión para considerarte uno de sus favoritos a conseguir el trabajo.


Última Actualización: 14/01/2008 - 2:49 PM