RSS de este mensajedel actual artículo

Estrategias para avanzar laboralmente

¿Quieres que este año tu carrera profesional despegue definitivamente? Deja el pesimismo por la situación laboral a un lado y céntrate en dar los pasos adecuados para conseguirlo. Tanto si acabas de poner en marcha un negocio como si trabajas por cuenta ajena o estás desempleado, puedes alcanzar grandes metas. Depende, en gran medida, de ti.

Es importante creer en ti, en tus posibilidades y capacidades, aunque lo fundamental es trazar un plan para lograr tu objetivo y llevar tu carrera al siguiente nivel. Te damos algunas pistas para elaborar tu propia estrategia de éxito.

Fija tus metas. Lo primero es tener claro qué quieres conseguir, conocer tus limitaciones –tanto las propias como las externas que puedan afectarte- para determinar qué te ves capaz de hacer en un futuro próximo, definir hasta dónde quieres llegar y cómo vas a intentar conseguirlo.

Anticípate, adáptate y actúa. Esta ‘triple A’ de anticipación, adaptación y acción de la que habla Rafael Martínez Alonso, director del área de Estrategia de Telefónica, en su libro El manual del estratega es clave para avanzar laboralmente. “Cualquier respuesta a los cambios del entorno tiene que apoyarse en una o varias de estas tres aes. Anticipas cuando ves venir los cambios y buscas activamente las oportunidades. Te adaptas para acercarte más a ser como exige el nuevo entorno, por ejemplo, con la formación. Y actúas para cambiar el entorno o la percepción que tiene el entorno de ti. Por ejemplo, cambiando de sector, de geografía o trabajando tu marca personal”, explica Martínez. Este experto en estrategia considera que sin anticipación, adaptación y acción, avanzar sería cuestión de suerte. Aún así, como estas tres actividades exigen cualidades diferentes, señala que es “tentador olvidar alguna, la que resulte más incómoda a cada persona”.

Fórmate. No dejes nunca de aprender. Tanto si trabajas como si estás desempleado, es la mejor forma de reciclarte y estar siempre al día. Aprender inglés, chino o alemán puede abrirte muchas puertas, y aliarte con las nuevas tecnologías también; pero hay muchos otros conocimientos que pueden ampliar tu horizonte laboral, desde convertirte en un experto en posicionamiento SEO hasta dominar el arte de hablar bien en público.

Relaciónate, crea equipo. Tu talento vale de poco para una empresa (sea o no la tuya) si no está al servicio del equipo. Y esto es especialmente importante al inicio de una carrera profesional, para pasar por ejemplo de becario a empleado, como aconsejan en la escuela internacional de coaching Tisoc: “Conviene aparcar el ego y contribuir a un equipo bien cohesionado”, además de recordar que “a veces es más importante encajar que ser muy bueno”. Y no se trata solo de relacionarte con tus compañeros de oficina: redes sociales como LinkedIn o Twitter pueden hacer más por tu carrera profesional de lo que crees, son una fuente inagotable de contactos si sabes cómo manejarlos.

Une tu mundo laboral con el real. “El error es pensar que existe un ‘mundo laboral’ que tiene una vida independiente del ‘mundo real’. El trabajo existe para mejorar lo que hay alrededor, por eso cuanto más conectado esté a las tendencias sociales, a la diversidad de las personas, a los cambios tecnológicos o incluso a la cultura, más creativo y diferenciado será el valor que aporte”, asegura Rafael Martínez. Por eso en El manual del estratega ha incluido citas como el arranque del poema de Benedetti Táctica y estrategia: “Mi táctica es/mirarte/aprender como sos/quererte como sos./Mi táctica/es hablarte/y escucharte/construir con palabras/un puente indestructible”.

No busques ‘trabajo’ sino ‘el trabajo’. Aunque no hay una respuesta única para todo el que busca un empleo, sí conviene pensar en las formas de adaptarse y actuar para tener opciones de ser elegido para el puesto. “Esto no es siempre obvio, y un coach profesional puede ayudar mucho”, asegura Martínez. “No es mala idea tampoco dejar de pensar en encontrar ‘trabajo’ y sí en encontrar ‘el trabajo’. Es decir, saber lo que se quiere, entender la parte de oportunidad que tiene el proceso de encontrar una ocupación más acorde con los propios valores, recursos e intereses”, aconseja este experto en estrategia.

Imagen: © Luna Vandoorne – Fotolia.com

Trackback URL

RSS Feed för det här inlägget1 Comentario (s)

  1. jose tomas | mar 13, 2014 | respuesta

    Muy buena la reflexión de las tres A. Mi aportación a la misma es que es fundamental una i, al igual que en los logotipos modernos. iAAA quedaría el acrónimo. Y esta i es la de la innovación, la de inventarte cada día, la de centrarse en el individuo (en la interacción con las personas).
    Desde mi punto de vista, es de esta i del único sitio de cual podemos sacar la energía para ponernos en marcha cada mañana.

RSS de este mensajePublicar un comentario